E-mailméame :)

lachicadelpanueloazul@hotmail.es

sábado, 12 de junio de 2010

La culpa de la moqueta salmón.



Las paredes ocres de la habitación, la moqueta salmón, las sábanas de un blanco roto, su camisón de seda lila rozando su piel como una fina capa de champán que abría sus poros. Tocó suavemente la tela. Cogió aire. Un escalofrío surcó su nuca. Su mano se fue deslizando poco a poco por sus pechos, se deslizó por el centro de su tripa. Anchó el camino, y marcó las curvas de su cadera, y volviendo a encauzarse, llegó al destino.
Entonces se abrió la puerta. Churt y una bandeja a rebosar de comida rica en grasas aparecieron por el umbral .
Estaba su roso al aire, estaban sus piernas al aire. Estaba desnudo.

-¡¿Churt?!- apartó la mano de su entrepierna en un rápido movimiento. Llevó el borde del edredón hasta tu barbilla -¡¿Qué haces tú aquí?! ¡Y desnudo!

-Bellanie... conozco bien tu cuerpo, no te tapes tanto, anda- se acercó hasta la cama, se sentó en el borde, dejando la bandeja al otro lado de Bella y la destapó.
Comenzó a palpar sus muslos y fue subiendo hasta colocar la mano donde había estado la de Bella, mientras se acercaba hacia sus labios resacosos de carmín.

-¡NO ME TOQUES!- Se levantó de un salto de la cama, tirando la bandeja y cogiendo su bata -¡LÁRGATE DE MI CASA Y NO VUELVAS A APARECER POR AQUÍ!

-¡Pero Bellanie! ¿No recuerdas lo que pasó anoche?- Churt se levantó de la cama y fue acercándose a ella con claras intenciones de lanzarse a la yugular.

-¡No! Y tampoco quiero recordarlo- dándose cuenta de la proximidad de ambos cuerpos -¿Y quieres taparte, por el amor de Dios?

Pero Churt completó su objetivo. Se dispararon las sensaciones de Bella, sus poros se abrieron para dejar paso al aliento que el hombre que había amanecido desnudo en su habitación, dejaba caer como niebla sobre su piel. Bajaron las manos de Churt, levantó su camisón y rozó las suaves nalgas de Bella, faltas de bragas. Bellanie introdujo sus dedos en el pelo rizado de el hombre al que más odiaba y amaba a su vez, el mismo que estaba comenzando a hacer vibrar su mano...

Y Bella se olvidó de todo el dolor que Churt podía causarle. Por un momento.

3 comentarios:

  1. el sexo hace olvidar el dolor por un rato no?
    está bien que Bellanie se deje llevar :)

    tu comentario no puede sino alegrarme el día, qué bonito lo que me has dicho, de verdad!

    ResponderEliminar
  2. El sexo quiere a la gente, les uneeee, sabes? una amiga mia siempre arregla sus discusiones con su novio con sexo, quizás sea la mejor medicina :) ^^me sigues?
    :)
    GEEENIAL!

    ResponderEliminar

¡Aleteame palabras de purpurina!